Un planeta inagotable

Por Itzel Treviño

Y, ¿es que antes no se daban cuenta qué era lo que pasaba con los recursos naturales? ¿Pensaban que el planeta era inagotable? Me gusta mucho preguntarme las cosas, y seriamente creo que esas dos preguntas nunca pasaron por la mente de nuestras generaciones pasadas, sólo por no decir que sí y que esto no les importaba.

Hoy en día vivimos en un mundo que está muy próximo a revelaciones inimaginables, ya hemos tenido una gran probada con el COVID-19 de lo que puede venir en un futuro si no hacemos caso a los mensajes de alerta que constantemente nos manda nuestra Madre Tierra.

Son tantos temas, tantas acciones por hacer, que el actuar ya, en calidad de urgente, es indispensable. Sin duda alguna, hay muchísimas personas que desde hace mucho tiempo realizan acciones que ven por el cuidado del planeta, y que ya han tomado conciencia sobre el estado y equilibrio ecológico en que se encuentra el mundo en la actualidad, y, por otro lado, están las personas indiferentes y desinformadas, o aquellas empresas que siguen empeñadas en acabar y explotar los recursos naturales no renovables que se tienen, y que ponen en peligro el futuro hogar para las generaciones venideras.

Ligado a esto, se encuentra que el año pasado, el 29 de julio de 2019, se presentó el Día del Sobregiro en la Tierra, ¿qué quiere decir esto? Que en 7 meses la humanidad fue capaz de utilizar todos los recursos naturales que el planeta tenía destinados para ser utilizados en un año, y que desde el 30 de julio de 2019, se estaba en números rojos, ya que se hacía uso por adelantado de los recursos naturales del año 2020.

Claramente esta situación es algo alarmante, la organización Global Footprint Network quien se dedica a registrar el impacto de la actividad del hombre sobre los recursos de la Tierra, advierte que el día del sobregiro se ha estado adelantando dos meses en los últimos 20 años, lo que quiere decir que el pasado 29 de julio fue histórico, ya que marca el día de sobregiro más temprano que hemos vivido.

Sin embargo, para este 2020, el Día de Sobregiro en la Tierra se estima será el día 22 de agosto, lo cual significa que son 3 semanas más respecto al del año pasado. Esto sin duda alguna ha sido debido a la contingencia en la que se encuentra todo el mundo a causa del COVID-19, ya que se canceló, en un inicio de la pandemia, la producción de los productos no esenciales, por lo tanto las empresas dejaron de emitir sus gases contaminantes, los medios de transporte redujeron sus rutas, así como también, el confinamiento obligatorio de todas las personas redujo en grandes cantidades la circulación de vehículos, por lo cual la emisión de gases de efecto invernadero bajaron, logrando un tiempo extra para la llegada del Día de Sobregiro en la Tierra. Sin embargo, en esta ocasión, el adelanto de la fecha fue a raíz de un evento extraordinario, debemos buscar como humanidad el poder mover esta fecha año tras año, retrasarla, y no adelantarla al seguir consumiendo nuestros recursos naturales y emitiendo cada vez más contaminantes.

            Me queda claro que la unión hace la fuerza, y así como en esta situación nunca antes vista como la pandemia se logró una adaptabilidad por parte de toda la humanidad, al no utilizar más de los recursos que realmente necesitamos y así como emitiendo menos contaminantes, también creo que se pueden lograr grandes cambios si estamos todos en el mismo canal y viendo por tener un futuro para las generaciones próximas prolongando la vida de este planeta Tierra por muchos años más.

Tengo la esperanza que este parteaguas que vivimos por el COVID-19, siembre esa semilla de sensibilidad y responsabilidad en todas las personas hacia un compromiso real con nuestro planeta y que unidos podamos conscientemente adelantar esta fecha tan alarmante. Actuemos juntos, sí podemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *